Presentación del Informe sobre la gestión y el desarrollo de la Cátedra de Derechos Humanos, Deberes, Garantías y Pedagogía de la Reconciliación del periodo de 2018

Categoría: Noticias
Fecha de publicación

En el panel de experiencias territoriales en derechos humanos, las invitadas argumentaron que para poder generar una cultura de los derechos humanos basada no solo en la sensibilización sino en la acción y exigibilidad de los derechos, es necesario cuestionar la universalidad de los derechos humanos, promover el reconocimiento de saberes desde lo territorial, el saber ancestral, las prácticas cotidianas en las comunidades y superar el enfoque poblacional buscando la introducción de una mirada interseccional. Además, expresaron la necesidad de proponer “pedagogías de la sanación” basadas no solo en conocer sino “en sanar los cuerpos y las vidas porque todos tenemos huellas de dolor adquiridas a lo largo de la historia de la reivindicación de los derechos”.

El pasado 5 de abril, se llevó a cabo en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, la presentación del Informe sobre la gestión y el desarrollo de la Cátedra de Derechos Humanos, Deberes, Garantías y Pedagogía de la Reconciliación del periodo de 2018. 

Este evento contó con la participación de docentes orientadores de los colegios oficiales y privados, docentes de universidades, profesionales que implementan proyectos educativos en la ciudad y profesionales del distrito.  A lo largo de la mañana, se presentaron algunas de las acciones que se enmarcan en las estrategias de formación, promoción y divulgación de los derechos humanos, asumidas por todas las entidades distritales a través del Acuerdo 125 de 2004 para que niños, niñas, jóvenes y personas de la ciudad profundicen su cultura de los derechos humanos. 

La Directora de Participación y Relaciones Interinstitucionales de La Secretaría de Educación del Distrito, Isabel Fernándes Cristovao, abrió el encuentro exaltando el esfuerzo mancomunado que han hecho las entidades distritales para avanzar en el proceso de educación y la garantía de derechos de todos y todas en el distrito. Así como la necesidad de que este trabajo siga desarrollándose de manera articulada entre la familia, la sociedad y el Estado. En sus palabras “tenemos que recordar siempre que la educación, según nuestra Constitución, es una corresponsabilidad de la familia, la sociedad y del Estado. Solamente si estos tres estamentos están juntos y trabajando del mismo lado vamos a lograr todas estas metas hermosas que como sociedad queremos”. 

El Subsecretario de Gobernabilidad y de Garantía de Derechos de la Secretaría de Gobierno, Cristian Francisco Pulido,  destacó tres elementos que han sido transversales en la implementación de la Cátedra: el primero basado en reconocer que en el proceso de formación el conocimiento se ha construido en colectivo entre diferentes actores que cumplen, al mismo tiempo, el rol de maestros y estudiantes; el segundo referido a que la formación en derechos no se produce solamente en el marco de la Catedra y los temas que la conforman sino a través de cada uno de los procesos transversalizados por el enfoque basado en Derechos Humanos; y el tercero orientado a reconocer que todas las personas como defensoras  de los derechos humanos son también formadoras en potencia. 

El Subsecretario destacó que “con menos de la mitad los recursos que se implementaron en la administración distrital, se ha duplicado la meta en derechos humanos para este momento”. Durante su exposición, Cristian Pulido presentó algunas de las metodologías, estrategias, actividades y acciones que se han adelantado mediante la coordinación interinstitucional, las entidades gubernamentales y no gubernamentales. Algunas de las acciones han sido: los  programas de capacitación, formación, promoción y divulgación permanente en materia de Derechos Humanos, desarrollados en escenarios formales y no formales y en las modalidades presencial, virtual y a distancia; la profesionalización de  líderes sociales; las estrategias de pedagogías para la memoria histórica; el mejoramiento de los entornos escolares; las estrategias de creación e intervención artística y el desarrollo de investigaciones , entre otras.   

En este contexto, la Secretaría Distrital de la Mujer como integrante del Comité de Educación en Derechos Humanos, Deberes, Garantías y Pedagogía de la Reconciliación, durante el 2018 realizó, bajo el liderazgo de la dirección de enfoque diferencial, el curso Derecho de Participación y Representación con Equidad, impartido a 50 estudiantes de la institución Educativa Distrital Rural El Destino. También se hizo el diseño y difusión de la campaña comunicativa “Sin Vergüenza” para reducir prácticas sexistas. Por otra parte, la dirección de territorizalización desarrolló jornadas de prevención y sensibilización a partir del reconocimiento de las diferencias en escenarios como las Casas de Igualdad de Oportunidades para las Mujeres, 64 colegios y 4 universidades en 13 localidades de la ciudad. 

La Personería también destacó las acciones que ha venido realizando, entre las cuales se destaca la sensibilización de 54.586 personas en relación con las violencias contra las mujeres. La delegada de la Personería declaró que para el 2020 la personería espera ser reconocida por haber impactado en la cultura para la paz a través del empoderamiento de la ciudadanía en materia de derechos, reconocimiento de deberes y corresponsabilidad. “Hay que llevar en el corazón un defensor de derechos humanos y todos vamos hacia un mismo camino lleno de cultura de paz” señaló la delegada. 

En el panel de experiencias territoriales en derechos humanos, las invitadas argumentaron que para poder generar una cultura de los derechos humanos basada no solo en la sensibilización sino en la acción y exigibilidad de los derechos, es necesario cuestionar la universalidad de los derechos humanos, promover el reconocimiento de saberes desde lo territorial, el saber ancestral, las prácticas cotidianas en las comunidades y superar el enfoque poblacional buscando la introducción de una mirada interseccional. Además, expresaron la necesidad de proponer “pedagogías de la sanación” basadas no solo en conocer sino “en sanar los cuerpos y las vidas porque todos tenemos huellas de dolor adquiridas a lo largo de la historia de la reivindicación de los derechos”.

En síntesis, la socialización del informe planteó los avances y desafíos frente a la formación en derechos humanos en Bogotá, subrayando que cualquier persona es una potencial formadora y reproductora de una cultura de los derechos humanos y paz y que, además, cualquier escenario puede convertirse en un espacio de formación y de vivencia de una cultura de paz. De acuerdo con esto se espera durante el 2019 seguir cualificando las acciones y ampliando su cobertura e impacto.