Rock al Parque 2015

 

En este festival, tal como en los anteriores, el Observatorio de Culturas de la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte efectuó el conteo de las personas que acudieron al llamado del rock. Mediante metodologías perfeccionadas en la última década apoyadas en un sistema de medición manual instalado en todas y cada una de las entradas a los escenarios, se logran identificar no solamente el número de entradas y salidas de personas sino los aforos hora a hora y el sexo de quienes componen el público, con un alto grado de confianza y rigor técnico. Así se pudo conocer que la afluencia total al festival en los tres días alcanzó las 198.700 personas, de las cuales el 38,8% fueron mujeres; es decir 77.244 mujeres. De ellas, el 18% (13.988) acudieron el sábado 15, el 24% (18.843) el domingo 16 y el 57% (44.413) el lunes 17 de agosto.

Al observar la proporción en la composición según sexo de la afluencia de público en la edición 2014 del festival, en la que además se conmemoró su vigésima versión, se encuentra que la participación de las mujeres en los tres días representó el 35,8% del público.

Puestos en contraste los eventos de 2014 y 2015, se observa un aumento de tres puntos porcentuales en la participación de mujeres asistentes, al pasar del 35,8% en 2014 al 38,8% en la versión reciente. Este elemento, leído a través de la lupa del género y el enfoque de derechos de las mujeres, es una evidencia de las transformaciones culturales que en materia de equidad y goce de la oferta recreativa y cultural está teniendo la capital colombiana. Que las mujeres participen en mayor proporción de las actividades que brinda la ciudad es sin lugar a dudas un indicador que muestra cómo el espacio público de esta ciudad de más de siete millones de habitantes está siendo apropiado, disfrutado y construido por quienes históricamente estaban circunscritas a las esferas de lo doméstico-privado y vedadas para participar en las actividades públicas de Bogotá, incluidas las recreacionales: las mujeres.

Sin embargo, es oportuno también señalar que la participación de las mujeres en la construcción de cultura debe ser propiciada con mayor intensidad por parte de la Administración Distrital, ya no únicamente mediante la generación de acciones que permitan encontrar en estos espacios masivos condiciones propicias para su asistencia en materia de seguridad e infraestructura, sino como participantes de las agrupaciones que se presentan. Ese sería, a nuestro modo de ver, el siguiente paso en la real democratización de la oferta cultural y recreativa de una ciudad que procura ser cada vez más humana, más incluyente y menos segregada.

 Observatorio de Mujeres y Equidad de Género de Bogotá