Balance de candidaturas para las mujeres en Bogotá. El reto de participar

 

Esta coyuntura exige la conformación de un Concejo que en su composición recoja la diversidad de mujeres que habitan el territorio del Distrito Capital y que vaya más allá de cumplir estrictamente la cuota del 30%, tal y como lo estipula la norma. Ello remite a la responsabilidad que recae en la ciudadanía, la cual pasa del simple ejercicio del derecho al voto a hacerse parte de los procesos de control político; de ahí la importancia de conocer el papel que en este sentido tienen tanto el Concejo distrital como las Juntas Administradoras Locales (JAL).

Uno de los retos del proceso electoral actual es el de superar la abstención. Según la Encuesta Bienal de Culturas de 2013, en las pasadas elecciones a alcaldía, concejo y edilatos, en 2011 la abstención llegó a ser del 37,6% en las mujeres y del 40,4% en los hombres, fenómeno que se conecta al desconocimiento por parte de la ciudadanía de las tareas que cumplen quienes conforman el cabildo distrital. Según el informe Concejo cómo vamos de julio pasado, el 25% de las personas dicen no conocer ni entender las funciones de esta corporación; a ello se suma que el 63% tienen una mala imagen de quienes integran el Concejo. Señala también el informe que otras situaciones contribuyen a los altos niveles de abstención, como la falta de información y el gran número de candidatas y candidatos (541) que aspiran a llegar al cabildo distrital.

El Concejo de Bogotá tiene como función hacer control político al alcalde o la alcaldesa de la ciudad y presentar o aprobar propuestas para mejorar las condiciones de la ciudadanía. Bogotá cuenta para esta jornada electoral con 178 candidatas avaladas por 15 partidos; ellas representan el 34,8% de quienes aspiran a ocupar este cargo, lo que indica que, si bien se cumple la cuota, en las urnas las mujeres podrían no obtener una representación efectiva que permita la visibilidad de sus agendas políticas y trascienda a la construcción de una ciudad incluyente.

Es pertinente, entonces, visibilizar el compromiso de los partidos con el cumplimiento de la normatividad. Como se evidencia en el gráfico siguiente, el Movimiento Mira (59,3%) y el Partido Alianza Social Independiente-ASI (41,7%) son los que registran los porcentajes más altos de candidatas que aspiran al Concejo; a su vez, las menores proporciones se observan en el Movimiento Significativo de Ciudadanos Progresistas y el Movimiento Alternativo Indígena y Social MAIS.

En el histórico de composición del Concejo Distrital, la representación de las mujeres se ha incrementado. Para el periodo 2008-2011, las mujeres representaron el 17,8% de la corporación, con 8 concejalas, cifra que en el periodo 2012-2015 aumentó al 26,7%[1], con cuatro representantes más, posterior a los cambios que se presentaron en el cabildo distrital tras la destitución y la renuncia de varios concejales y concejalas. Tal comportamiento demuestra que, aunque hay avances, los hombres acceden a este cargo en una proporción mayor casi cuatro veces que la de las mujeres, pese a que las mujeres son más de la mitad de la población bogotana.

Para el caso de las Juntas Administradoras Locales (JAL), la última década refleja la persistencia de inequidades y brechas de desigualdad en el acceso a los cargos de poder político del máximo nivel decisorio en el ámbito local. La participación de las mujeres ha experimentado un leve incremento, al pasar del 21% en el periodo 2008-2011 al 28% en su actual composición. Para el 25 de octubre, hay 1.960 personas que se perfilan como candidatas a edilesas y ediles de las 20 localidades, de las cuales el 38,9% son mujeres, es decir 762.

No en todas las localidades los partidos presentan listas para las JAL. Entre las que tienen un menor número de aspirantes de los distintos partidos se encuentran Sumapaz, Antonio Nariño y La Candelaria; los partidos que tienen candidaturas en todas las localidades son el Liberal, Centro Democrático, Cambio Radical y el Polo Democrático Alternativo. El Movimiento Progresista solo aspira a tener representantes en 9 localidades. Respecto a la composición de las listas, el partido que registra la mayor cifra de mujeres candidatas es el Movimiento Mira, con el 50,7%, y la menor proporción la ostenta el Partido Liberal, con el 25% (46 candidatas de 184 candidaturas a las JAL).

En términos de la distribución por localidades, el porcentaje de candidatas a Juntas oscila entre el 46,4 en Sumapaz y el 33,6 en Usme. Al respecto es importante destacar que no todas las localidades tienen el mismo número de curules para esta corporación. La siguiente tabla presenta el porcentaje de mujeres candidatas según localidad y el número de curules a ocupar, evidenciando que si bien se cumple lo dispuesto por la norma (Ley 1457 de 2011), en ninguno de los territorios las mujeres superan porcentualmente a los hombres en aspiración al cargo.

Según la Registraduría Nacional del Estado Civil, hoy en día Barrios Unidos y Chapinero son las localidades con mayor participación de mujeres en las JAL, con el 56% y el 57% respectivamente, seguidas por Usaquén (45%), Teusaquillo (44%), Sumapaz (43%) y San Cristóbal (36%); Bosa no cuenta con ninguna mujer en su JAL y, por su parte, Tunjuelito, Antonio Nariño, La Candelaria y Rafael Uribe Uribe solamente registran una mujer.

Tal panorama evidencia que es necesario seguir implementando acciones para mejorar la participación de las mujeres en las diferentes instancias, pues en gran medida la falta de garantía del derecho de las mujeres a la participación política y representación obedece a factores culturales.

Es importante mantener y ampliar los avances logrados por el movimiento de mujeres en los últimos años en materia de derechos, entre los que se encuentran el Pacto de Corresponsabilidad con la Política Pública de Mujeres y Equidad de Género (PPMyEG), la creación de espacios de incidencia y control político que tienen efecto en instancias locales y distritales, la creación de la Secretaría Distrital de la Mujer y el Acuerdo 584 de 2015, fruto de un proyecto presentado al Concejo por la Bancada Informal de Mujeres[1], que contó con el respaldo de más de 560 firmas de lideresas y organizaciones sociales de mujeres de Bogotá, norma que adopta los lineamientos de la PPMyEG y amplía las estrategias de la misma, para contribuir a la eliminación de las condiciones sociales, económicas, culturales y políticas que generan discriminación, desigualdad y subordinación de las mujeres que habitan el territorio rural y urbano del Distrito Capital.

 

[1] Espacio conformado con el fin de establecer diferentes planteamientos, políticas y propuestas a favor del reconocimiento de las mujeres en la capital del país. Puede consultarse el enlace http://www.uniminutoradio.com/concejalas-se-unen-para-consolidar-la-politica-publica-de-la-mujer-en-bogota/

[1] Consultado en http://concejodebogota.gov.co/concejo/site/edic/base/port/delau.php/bancadas

[1] Por la cual se adoptan reglas de organización y funcionamiento de los partidos y movimientos políticos, de los procesos electorales y se dictan otras disposiciones. Consultada en http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_1475_2011.html.