Algunas cifras sobre las niñas en Bogotá

La Asamblea General de las Naciones Unidas, en diciembre de 2011, aprobó la Resolución 66/170 mediante la cual se declaró el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña, cuyo fin es el reconocimiento de los derechos de las niñas y la identificación de las problemáticas diferenciales que las afectan.

Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, más del 75% de las personas refugiadas o en condición de desplazamiento son mujeres, niñas y niños. ONU-Mujeres afirma que “las mujeres y las niñas desplazadas y vulnerables hacen frente a mayores riesgos de sufrir violencia sexual y de género y de ver sus medios de vida perjudicados” (http://www.unwomen.org/es/news/stories/2017/10/statement-un-women-day-of-the-girl-child).

Para el año 2017, el lema de la ONU que acompañó la conmemoración del 11 de octubre fue “EmPODERar a las niñas: antes, durante y después de las crisis”, junto al hashtag #NiñasAlPoder. Es claro que la motivación para que las acciones realizadas en el marco del Día Internacional de la Niña se concentren alrededor del empoderamiento de las niñas radica en la inequidad de género que subsiste en el ejercicio del poder en el mundo, que se refleja en Colombia, por ejemplo, en la baja representatividad de las mujeres en el Congreso de la República y en las demás corporaciones públicas de todo el país.

Y a propósito del Día Internacional de la Niña, el Observatorio de Mujeres y Equidad de Género de Bogotá (OMEG) elaboró una infografía con algunas de las principales cifras de violencia ejercida contra las niñas durante el primer semestre de 2017, informadas de forma preliminar por el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INMLCF). Asimismo, incluye algunos datos sobre la salud y la educación de las niñas y las adolescentes de la ciudad.

Violencias contra niñas

Entre enero y junio del año en curso, de un total de 6 casos reportados por el INMLCF de muertes violentas a manos de un tercero de población entre cero y 14 años, 4 correspondieron a niñas, dos casos más que los registrados en el primer semestre de 2016. Las muertes de las niñas en 2016 ocurrieron en las localidades de San Cristóbal (2), Suba (1) y Engativá (1) y 2 de ellas se verificaron en la vivienda de las víctimas.

Por otra parte, en total se reportaron 1.690 casos de presunto delito sexual cometido contra mujeres; el 70% (1.170) de estas víctimas fueron niñas entre 0 y 14 años. Entre enero y junio de 2016 y el mismo periodo de 2017, este número de eventos disminuyó el 9%. Kennedy y Bosa son las localidades que más registros de abuso sexual a niñas presentaron (188 y 171, respectivamente); en el 50% (596) de los casos, el presunto agresor fue un familiar y el 84% ocurrieron en la vivienda.

Durante el primer semestre de 2017, también se registraron 568 casos de violencia física con víctimas niñas hasta de 14 años, 7% menos que en el mismo periodo de 2016. En el 62% de los eventos, el presunto agresor es la madre o el padre de la niña, seguido por el encargado del cuidado (16%). En relación con casos de violencia interpersonal contra niñas, se presentaron 242 casos, 133 menos que los reportados en el primer semestre de 2016. Tanto en los datos de violencia física como de violencia interpersonal, se observa que el grupo etario más afectado es el de las niñas entre 10 y 14 años (50 y 80%, respectivamente).

Aspectos de salud y educación

De acuerdo con información de la Secretaría Distrital de Salud (SDS), durante 2016, 314 niñas entre 10 y 14 años fueron madres en Bogotá, 50 embarazos menos que en 2015. La tasa específica de fecundidad para este grupo de edad fue de 1,1 nacimientos por cada 1.000 niñas de 10 a 14 años, cifra levemente inferior a la registrada en 2015 (1,2). Entre 2015 y 2016, el número de interrupciones voluntarias del embarazo en niñas de 10 a 14 años disminuyó el 67% (88 casos en 2015 y 29 en 2016). Según la misma fuente, del año 2015 (168 casos) al año 2016 (99 casos) el número de registros de abuso de sustancias psicoactivas en niñas de 6 a 13 años disminuyó en 69 casos.

En lo que se refiere a la salud mental de las niñas hasta 13 años, la SDS informa que en 2016 se presentaron en Bogotá 687 casos de ideación de suicidio, 62 de amenaza de suicidio y 255 intentos de suicidio, cifras que hablan por sí solas del peligro que corren las niñas, por muy diversos motivos, de atentar contra su vida.

La tasa de asistencia escolar de la población de niñas de 5 a 17 años, según la Encuesta Nacional de Calidad de Vida del DANE, fue de 94,1 por cada 100 niñas, tasa que superó la de 2015 (93,9) en dos décimas. Sin embargo, en la ciudad, el 2,1% de las niñas en ese grupo de edad se encontraban en 2016 por fuera del sistema educativo, una décima de punto menos que en 2015.

Aunque algunas de las cifras presentadas muestran una tendencia a la disminución, preocupan en particular los diferentes tipos de violencia que continúan sufriendo las niñas, en especial el número de muertes violentas, que debe ser de cero, y los casos de violencia sexual. Este es uno de los principales retos de las autoridades nacionales y bogotanas, en el cual la SDMujer compromete sus esfuerzos.