La Secretaría Distrital de la Mujer participa en la semana de gobierno digital Los datos de género para la toma de decisiones

Los pasados 25, 26 y 27 de octubre, en el pabellón 6 del recinto ferial Corferias en la ciudad de Bogotá, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones llevó a cabo el evento “La Semana de Gobierno Digital”, cuyo objetivo fue generar un espacio de diálogo e intercambio de saberes entre líderes locales, nacionales e internacionales y la ciudadanía sobre lo que es y significa un gobierno digital, así como sus acciones y retos.

En esta, su tercera versión, la Secretaría Distrital de la Mujer participó en la agenda programada para el viernes 27 de octubre de 11:00 am a 1:00 pm. En dicho espacio, la entidad, representada por Carlota Alméciga, Directora de Gestión del Conocimiento, tuvo la oportunidad de presentar cómo y por qué el uso de datos es importante para la toma de decisiones y la formulación de políticas públicas basadas en evidencia. La mesa fue compartida con representantes de los medios de comunicación y de la academia, lo que permitió nutrir el diálogo con el aporte de los diferentes saberes.

Como estrategia para sustentar esta tesis, durante la intervención se demostró, mediante la comparación entre los datos brindados por los medios de comunicación y los datos oficiales, cómo los primeros se enfocan más en ofrecer noticias de manera llamativa para el público respectivo, que llevan en algunos casos a la mala interpretación de los datos reales.

Entre los diferentes ejemplos que se mostraron, se presentaron cifras contundentes con enfoque de género para temas como violencia física y sexual, feminicidios, salud, educación, empleo y participación política.

En todas estas áreas fue posible encontrar importantes hallazgos, ya que estos datos no solo develan los problemas sociales desde una perspectiva de género, sino que permiten concentrar los esfuerzos humanos y presupuestales de manera eficiente, al tiempo que garantizan que las políticas públicas se enfoquen en responder a las necesidades de la ciudadanía bogotana.

En lo que refiere a violencia, se presentaron los datos para tres tipos de delitos: agresiones físicas-violencia física, delitos sexuales y feminicidios. Aunque el número de víctimas mujeres para los primeros dos delitos se mantiene sobre 17.000 y 2.000, respectivamente, en ambos casos se encontraron reducciones del 5% entre los primeros tres trimestres del año 2016 y el mismo periodo de 2017. Sin embargo, a pesar de la reducción, algunos medios aseguraron que había aumentado el número de casos de delito sexual en Bogotá.

Según los datos del Instituto Nacional de Medicina Legal, los victimarios para los casos de violencia física y delitos sexuales hacen parte del entorno familiar de la víctima. De esta manera, el 50% de los casos de agresiones físicas y el 63,3% de los de delitos sexuales ocurren en la vivienda de las víctimas.

En lo que se refiere a muertes violentas, el tercer trimestre de 2017 presentó la cifra más baja de feminicidios en los últimos 21 meses, con un total de 15 muertes violentas. Incluso, al comparar las cifras anuales entre 2009 y 2016, la reducción de este tipo de muertes alcanza el 33,5%. Sin embargo, a pesar de estas reducciones, los medios señalaron que para el caso de feminicidios se habían registrado “alarmantes aumentos”.

Mortalidad materna y cánceres de mama y de cuello uterino fueron los temas sobre los que se centró la parte de la presentación titulada “¿Salud plena para las mujeres?”. En los datos referentes a mortalidad materna, destaca la disminución de 3 casos entre 2015 y 2016; cuatro localidades concentran el mayor número de estos eventos: Antonio Nariño, Usme, Santa Fe y Barrios Unidos, mientras que en 2015 las localidades de Chapinero, Fontibón, Teusaquillo, Los Mártires, La Candelaria y Sumapaz no presentaron ningún caso de muerte materna. De nuevo, aunque los medios registran reducciones en las cifras de mortalidad materna, la información expuesta no corresponde a las cifras que se han obtenido a partir de las estadísticas vitales del DANE y la Secretaría Distrital de Salud.

Entre las enfermedades propias de las mujeres, el tumor maligno de mama continúa siendo la principal causa de muerte. En 2016, la tasa de mortalidad para esta enfermedad fue de 13 por cada 100.000 mujeres, que representan el 3,6% del total de muertes de mujeres en Bogotá.

Con posterioridad a la información sobre salud, fueron presentadas las cifras sobre generación de ingresos dignos y educación con equidad, entre las que sobresale que una tercera parte de las personas graduadas en el país se concentran en la capital y que del total de graduaciones en Bogotá, el 55% corresponde a mujeres. Y, aunque la participación de las mujeres es mayor en pregrados y especializaciones, en el caso de los doctorados esa participación femenina desciende al 44%.

El tema del desempleo sigue ocupando espacio en la agenda pública, en especial en lo que corresponde a la brecha existente entre el desempleo femenino y masculino. Pese a que entre el último trimestre de 2013 y el último trimestre de 2016 la brecha se redujo en el 3%, la tasa de desempleo femenina continúa estando por encima del 9% y, a pesar de la reducción de esta brecha, los medios continúan usando información y en especial titulares poco objetivos.

Por último, fueron presentados los datos sobre “Autonomía en la toma de decisiones”. Allí no es posible ver avances, ya que en lo que respecta al Concejo, el porcentaje de mujeres elegidas para ser parte de esta corporación se ha mantenido estancado en los últimos doce años, con 8 o 9 concejalas. En el caso de las Juntas Administradoras Locales, el panorama es aún menos alentador, con una disminución de 10 curules entre los últimos dos cuatrienios. A pesar de la situación crítica de la participación femenina en el Concejo y las JAL, en los medios no se ha visibilizado esta brecha. Mientras aparecen titulares sobre la amplia participación de mujeres en la JEP, el estancamiento de la participación de las mujeres en otros espacios de decisión no aparece en titulares.

Todo lo explicado y mostrado permitió concluir, entre otras cosas, que el uso de datos de género pone de relieve la urgencia de problemas sociales y ayudan a optimizar el gasto del gobierno enfocando los recursos en lo realmente necesario, así como su relevancia para la cualificación de la acción en la gestión pública.

El análisis de datos, desde la perspectiva en que estos son presentados a la ciudadanía, es importante en la medida en que se propenda por la socialización de la información ajustada a la realidad, pero que además apunte a la construcción de programas, proyectos y políticas públicas que atiendan las demandas ciudadanas, así como sus necesidades más urgentes. La pertinencia de dichas acciones, en el ámbito de lo público, depende de los atributos de los datos con respecto a su veracidad, fuente, periodicidad y análisis.

Uno de los análisis más importantes tiene que ver con el comportamiento en el tiempo de los datos por periodos superiores a los tres años. De esta forma es posible realizar análisis que den cuenta de los impactos de los programas y las políticas públicas implementadas.

Para concluir, es importante resaltar que el papel de los medios de comunicación acarrea una responsabilidad enorme frente a su público, toda vez que como difusores de información y formadores de opinión pública deben garantizar que la información publicada corresponda a la realidad y contribuya a formar en la ciudadanía percepciones que se ajustan a sus necesidades, a partir de la construcción de narrativas responsables.

La Secretaría Distrital de la Mujer, por medio del Observatorio de Mujeres y Equidad de Género, promueve el acceso a datos que sirvan de herramienta para la toma de mejores decisiones, así como de información a la ciudadanía, a partir del conocimiento público de la realidad de la mujeres en la capital.