Nuevas circunstancias – nuevos retos: La Escuela de Formación Política y Paz en tiempos de cuarentena

En diciembre de 2019, el mundo es sorprendido por una nueva enfermedad que se originó en la  China y que es altamente contagiosa: el COVID 19 o también llamada Coronavirus. Para enero del 2020, el virus atraviesa las fronteras de China y empieza a “conquistar” varios paises del globo terráqueo, obligando a los gobiernos a tomar medidas extremas como el confinamiento y es así, como de alguna manera toda la humanidad entra en cuarentena. Para principios de marzo, las alertas se prenden en América y el COVID 19 comienza su travesía por Colombia.

 

Como una medida de cuidado a nuestro sistema sanitario y hospitalario, Bogotá, en cabeza de su Alcaldesa Claudia López, toma la iniciativa del confinamiento y empieza nuestro aislamiento. Era el 20 de marzo de 2020, día en el que empezó el simulacro de cuarentena, para ese momento la Escuela de Formación Política y Paz continuaba con sus labores y empezaba a asumir esta nueva realidad, desde la cual se proponen nuevos retos entre ellos el teletrabajo. Desde ese horizonte se lanzó la convocatoria para el curso virtual “Soy constructora de paz”.

 

Con el pasar de los días y con las nuevas formas de trabajar y de habitar nuestros espacios hogareños, nos enfrentamos como Escuela a nuestro primer reto: la enorme acogida que había tenido la convocatoria, la cual nos permitió ver la grandiosa respuesta que estaba teniendo el curso. Para ponernos un poco a tono, anteriormente, a los cursos virtuales se inscribían alrededor de 200 mujeres y esta vez respondieron más de 700 participantes que mostraron su interes en ampliar sus conocimientos y comprensiones en relación con el derecho a la Paz; una paz construida desde el día a día y qué mejor oportunidad para probar lo aprendido que una época llena de oportunidades, de encuentro con nosotras mismas, en fin, una reconciliación con la simplicidad de la vida, en concordancia con el curso virtual que buscamos fuera sencillo, accesible y de fácil comprensión como lo afirma Maritza en su comentario:

 

“Del Curso admiro los objetivos que tiene y la forma fácil que hace que uno los logre. En cuanto al método y al lenguaje que utilizan, aplaudo la manera en que los simplifican ya que hacen que el curso sea fácilmente entendible y muy práctico y amigable”.

Maritza Gamboa (16 de abril de 2020 a las 23:50)

 

Como Escuela de Formación tuvimos que reinventarnos no sólo como mujeres, sino como contratistas, como amigas, como facilitadoras, en este último quisiéramos llamar su atención puesto que creamos nuevas estrategias de acompañamiento pedagógico, entonces decidimos comunicarnos vía telefónica con cada una de las 700 mujeres inscritas, y fue así, como nos convertimos en un portal de comunicación y sobre todo de escucha activa con las mujeres, durante estas conversaciones las mujeres compartieron con nosotras sus expresiones de angustia, cansancio, frustración por la situación de la cuarentena y al mismo tiempo recibimos comentarios de alegría, agradecimiento y oportunidad que implicaba tener un espacio como la Escuela Virtual en el confinamiento como el comentario que nos dejaron en el blog:

 

“Agradezco la oportunidad que nos brindan a las mujeres al acceder a este tipo de iniciativas; agradezco esta clase de espacios que hacen que seamos escuchadas y que posiblemente nuestras ideas y pensamientos puedan ser tenidos en cuenta y, agradezco y las felicito por la gestión tan loable que hacen desde la Secretaría de la Mujer. Las mujeres en Colombia sí necesitamos un respaldo, un apoyo y necesitamos unirnos más para defender nuestros derechos y, siento que desde esta Entidad lo estamos empezando a lograr. Gracias”.

Maritza Gamboa (16 de abril de 2020 a las 23:50)

 

Con el pasar de los días y con el envió de los módulos de formación, evidenciamos que más de 300 mujeres no habían entrado a desarrollar ninguna actividad, entonces empezamos a comprender que a partir del confinamiento por COVID 19 el panorama de las mujeres de cara a la conectividad de internet era limitado, ya que, a través de las llamadas telefónicas las mujeres nos contaron que los cursos anteriores los realizaban desde cafés internet o desde su espacio laboral o estudiantil; a lo anterior se sumaba el aumento de las labores de las mujeres al estar trabajando desde casa, realizar los oficios del hogar y cuidar de los hijos e hijas. Todo lo anterior, nos permitó ver que las participantes no contaban con el tiempo necesario para la elaboración de los módulos. Tal como nos expresó una de las participantes en el blog:

 

Me disculpo por no haber podido participar en su momento de este encuentro, pero preciso de 5 a 7 pm estoy dictando clases. Mi nombre es Maritza Gamboa y soy Instructora de Artes Marciales; actualmente dicto Talleres de Defensa Personal para Mujeres (por la situación actual del Covid-19 estoy haciéndolo de manera virtual)”.

Participante EFPP (16 de abril de 2020 a las 23:50)

 

Además, la posibilidad de vivir ciertos conflictos causados por la convivencia 24 horas 7 días a la semana, en la que las participantes han aprendido acerca del manejo y la transformación de conflictos, como lo expresa María Camila:

 

“(…) realmente mi experiencia en el curso ha sido muy interesante y oportuna ya que se me han presentado diversos desafíos en el confinamiento con mi familia (mamá y hermana) ya que, a pesar de ser mujeres, tenemos nociones de vida diferente, así como temperamentos entonces surgen un sin fin de conflictos que nos lastiman y hacen daño. Por eso el estudiar formas de evitar el conflicto y manejar las diferencias que habitan en el hogar desde el amor y con aras de construir espacios en paz por bienestar colectivo e individual de quienes conforman el espacio. Me ha ayudado a pensarme que el conflicto se puede evitar si prevalece mi amor por la otra persona y su bienestar.

María Camila Gómez Navarro (15 de abril de 2020 a las 17:39)

 

Aunque la EFPP ya venía ofreciendo cursos virtuales desde hace algún tiempo y sus lineamientos pedagógicos y metodológicos ya estaban siendo aplicados en el espacio de la internet, la cuarentena presentó este tipo de retos en el nivel operativo, por lo que se hizo necesario que el curso fuera más flexible entendiendo las realidades cambiantes de las mujeres.

 

Por lo que manifiestan las participantes, nos complace decir que el curso “Soy constructora de paz” incide directamente en la capacidad crítica de las mujeres, en su poder transformador, en su capacidad de agencia pensando desde lo cotidiano, como lo demuestra el comentario que Daniela compartió en el blog:

 

“(…) Además, me encanta que también den tips aplicables a diferentes ámbitos como el familiar, laboral y cotidiano. Sin duda estas cosas que he aprendido intento más allá que memorizarlas, interiorizarlas.

Estos contenidos en serio me han llevado a cuestionarme sobre mi rol no solo como profesional, si no como mujer constructora de paz y el potencial que tenemos: lo cual me lleva a cuestionarme, ¿qué acciones podemos emprender para que aquellas mujeres que aún no se reconocen como constructoras de paz puedan identificar los dones y potencialidades que tenemos para hacer de esta una mejor sociedad?”

Daniela Sánchez Pérez (15 de abril de 2020 a las 17:22)

 

El curso virtual “Soy constructora de paz” es un ejercicio virtual que se reinventa en el contexto de la pandemia, este curso busca que las mujeres adquieran conocimientos básicos sobre el derecho a la paz y la convivencia con equidad de género y que las participantes tengan un papel relevante en la construcción de la paz dentro de sus comunidades. Ahora queremos presentar las voces de nuestras protagonistas y que sean ellas quienes nos narren algunos de los aprendizajes y agradecimientos.

 

Estamos viviendo una situación muy particular. El aislamiento generado por la pandemia del COVID-19 nos ha hecho vivir circunstancias diferentes y cambiar nuestras cotidianidades y como se expone en este artículo, la Escuela de Formación Política y Paz – EFPP, de la Secretaría Distrital de la Mujer no se ha escapado a estas nuevas dinámicas y ha asumido estos nuevos retos para continuar formando mujeres que incrementen sus niveles de incidencia política; transformen realidades a través de la promoción de la equidad de género; reflexionen sobre la discriminación, los prejuicios y los estereotipos de género y se motiven a generar cambios en sus comunidades y poblaciones, como dice María Camila en su comentario en el blog, acerca de la pertinencia del curso virtual:

 

“Doy gracias por facilitar estos espacios y de manera gratuita lo cual hace que la cantidad de personas que accedemos a esta información sea más amplia y por considerar que esta información contribuye a la construcción de más espacios de paz y no de conflicto.

Como aporte, he pensado que es importante para considerarnos constructoras de paz dentro de la etapa de posconflicto, entender el conflicto y el papel que desempeñaron las mujeres en él”.

María Camila Gómez Navarro (15 de abril de 2020 a las 17:39)

 

Evidencias claras de cómo el curso virtual cumple sus objetivos en tanto brinda herramientas para que las mujeres reflexionen, se transformen y se reinventen y que además contemplen los conocimientos adquiridos como útiles y aplicables son los comentarios que nos aportan Adriana, Bibiana y una participante anónima en el blog:

 

“(…) estoy muy alegre de participar del curso virtual soy constructora de paz ya que nos brinda herramientas muy enriquecedoras para ser implementadas en nuestro diario vivir y podemos construir país a través de nuestro ejemplo, pues si lo que decimos no hacemos, no hay un cambio verdadero y todo quedo en el papel y no cambió nuestro ser interior; esta es la razón más fehaciente para seguir siendo ejemplo en el espacio en que nos desenvolvemos, solo así podemos cambiar de manera positiva nuestro entorno…”.

Adriana Marcela Parra Borda (14 de abril de 2020 a las 17:44)

 

“(…) para mi es muy agradable estar participando en este curso virtual de Soy Constructora de Paz, ya que se tienen nuevos conocimientos para implementarlos tanto en mi núcleo familiar como en mi entorno y las vivencias que ocurren a diario”.

Bibiana Hernández Castañeda (15 de abril de 2020 a las 17:23)

 

“La verdad me parece un curso muy aplicable a la vida cotidiana, que me ha permitido reflexionar sobre nuestro papel como mujeres en la construcción de escenarios de paz y convivencia armónica”.

Anónima (14 de abril de 2020 a las 18:00)

 

Para finalizar les contamos que en términos cuantitativos 497 mujeres culminaron el curso y obtuvieron su constancia de participación, de otra parte podemos afirmar que el curso virtual “Soy constructora de paz” en el contexto de la cuarentena, no sólo es un espacio de formación que aporta al cumplimiento de la misión de la Secretaría Distrital de la Mujer, si no que en estas circunstancias especiales acompaña y escucha a las mujeres participantes y además visibiliza tanto sus problemas e inconvenientes como sus aprendizajes, su recursividad y sus logros como mujeres que seguimos soñando con escenarios de transformación social, familiar y personal.